22 Septiembre, 2015

Puerto Aysén – Historia

1 img logo historia 201602262 img logo como llegar 201602263 img logo donde dormir 201602264 img logo donde comer 201602265 img logo que hacer 201602266 img logo transporte 201602267 img logo artesania 201602268 img logo otros 201602269 img logo galeria 20160226

Balsa sobre el río Aysén antes del puente Presidente Ibañez

Balsa sobre el río Aysén antes del puente Presidente Ibañez

Aysén nace como territorio en 1928, como provincia en 1933 y como región en 1974, a pesar de ser relativamente joven si la comparamos con el resto de las regiones de Chile, cuenta con una historia poco conocida y subyugante por lo recia.

En los inicios, tuvieron que pasar muchos años para que el Estado tomara conocimiento de que existía este rincón ocupado por chilenos pacíficos y trabajadores. Hacia el año 1880 llega a la zona, proveniente de Chonchi, Ciriaco Álvarez, quien funda entre Puerto Aysén y Chacabuco una estación de recolección y almacenaje de postes, con casas y enormes galpones; además de un almacén abastecedor de víveres para sus trabajadores, por dichas labores se considera el primero y legítimo colono de Aysén, haciéndose conocido como “El Rey del Ciprés”.

Hacia 1904 se establecía la Sociedad Industrial de Aysén la cual gozó de amplias atribuciones e incentivó el poblamiento ofreciendo ocupación laboral en trabajos de ganadería, así como en los inicios de la construcción del camino Aysén-Coyhaique. Empiezan a aparecer las denominadas “casas brujas” aquellas que armaban tijerales en una noche gracias al “Mingaco” fraterno sin permiso de la sociedad.

La comuna se funda  el 28 de enero de 1928, existiendo ya una veintena de casas, un almacén de provisiones, un hotel y las instalaciones portuarias con su propia administración; la calle principal era la calle Chile-Argentina, actual calle Tte. Merino, la que albergaba el incipiente comercio de la época.

Por gestión del Intendente y Coronel de Carabineros, don Luis Marchant, se creó la banda de Carabineros, la cual recibía la llegada de los barcos con pasajeros, constituyéndose en un verdadero acontecimiento social.

Desde ese entonces el pueblo de Aysén no ha dejado esa voluntad que lo hizo nacer, con esfuerzo y tesón ha continuado su crecimiento, convirtiéndolo en uno de los centros urbanos más hermosos y mejor equipados de la región de Aysén.